Panama

Entrevista

“No hay medidas estandarizadas para conceptos básicos”

Martine Durand, Directora de Estadística y Estadística-Jefe de la OCDE, sobre el desafío de definir, medir y asegurar el bienestar sostenible.

En 2011, la OCDE llevó a cabo la Iniciativa para una Vida Mejor, que mide y compara calidad de vida a nivel nacional. ¿Cuáles son los objetivos de esta iniciativa?
La Iniciativa para una Vida Mejor tiene tres objetivos principales:
El primero es tener una amplia gama de indicadores de bienestar internacionalmente comparables que puedan ser, de diversas formas, los fundamentos de las políticas. Esto incluye evaluar cómo se desempeñan los países en diversas áreas que definen las vidas de las personas y cómo dicho desempeño evoluciona con el tiempo. Estos indicadores también pueden ayudar a evaluar el impacto de políticas en aspectos específicos del bienestar.

Segundo, buscar desenvolver formas mejores de medir el actual y el futuro bienestar, particularmente analizando los datos disponibles, evaluando su calidad y recomendando las acciones necesarias para hacer mejoras duraderas.

Finalmente, queremos iniciar un diálogo sobre bienestar con los ciudadanos para medir percepciones públicas y entender lo que más importa en la vida de las personas.

Además de medir el bienestar hoy, la OCDE también identificó cuatro factores que pueden definir el bienestar en el futuro. ¿Cuáles son dichos factores?
Nuestra estructura mira hacia el bienestar del futuro considerando recursos que persisten a lo largo del tiempo y que puedan ser vistos con “capital”, es decir, recursos que sean capaces de almacenar valor y que puedan generar un flujo de beneficios para las personas y para la sociedad a lo largo del tiempo. Identificamos cuatro tipos de capital:

El capital económico se refiere tanto al capital producido, es decir, bienes tangibles producidos por el hombre, como capital financiero, es decir, el dinero en el banco o acciones de una compañía. El capital natural se refiere a aspectos del ambiente natural. Puede incluir bienes específicos como recursos de energía, así como ecosistemas más amplios, por ejemplo, la conexión funcional o las interacciones entre diferentes activos ambientales. Capital humano pode ser definido de varias formas, pero típicamente se refiere a aspectos como conocimiento, habilidades, competencias y salud de las personas. Capital social se refiere a las normas sociales, confianza y valores que promueven la cooperación dentro o entre diferentes grupos de la sociedad.

¿Cómo evaluaría usted el estado actual de esos capitales?
Cada tipo de capital incluye diversos y diferentes activos y recursos. Algunos son bien medidos, mientras que para otros aún faltan medidas robustas internacionalmente comparables. Por ejemplo, tener aire limpio para respirar es un aspecto importante de nuestro medio ambiente natural. Aunque el nivel medio de contaminación del aire haya caído en muchos de los países de la OCDE en los últimos 10 años, ésta no es una verdad universal. Hay grandes diferencias en la exposición a la contaminación, dependiendo de dónde viven las personas.

Para muchas personas que viven en grandes ciudades en todo el mundo, la calidad del aire es una cuestión crítica para la salud y el bienestar, y continuará siéndolo en el futuro. También podemos evaluar tendencias en los niveles de educación, por ejemplo, lo que nos da una visión del desarrollo del capital humano. En la mayoría de los países de la OCDE, en los últimos 15 años hemos visto un firme crecimiento de los niveles educativos de personas en edad laboral, pero los países están desarrollando las habilidades y el conocimiento de sus poblaciones a ritmos diferentes.

¿Cuáles son los principales desafíos relacionados con el monitoreo y la medición de los tipos de capital que determinan el bienestar a lo largo del tiempo?
Hay muchos desafíos. Uno de ellos es conseguir definiciones desde el inicio. El capital social, por ejemplo, es difícil de definir porque su alcance es menos claro que el de los otros tipos de capital. Por eso, hay sido contextualizado de muchas formas diferentes. Nuestra solución para ello ha sido encontrar los puntos en común entre los diversos abordajes. Por ejemplo, estamos muy interesados en aspectos de confianza, tanto con relación a otras personas como a instituciones, en la forma de “capital social” que ayuda a promover el bienestar a través de cooperación mejor y más eficiente entre diferentes personas en la sociedad.

Informe de Sostenibilidad 2014

Teaser link icon

Índice OCDE para Vida Mejor

Teaser link icon
OECD Better Life Index

Otro desafío típico es encontrar indicadores precisos, aun cuando el concepto está bien definido. Por ejemplo, el capital económico es el mejor definido de todos los capitales porque se basa en una bien establecida tradición de pensamiento económico, que también se refleja en estructuras de medición bien establecidas como el Sistema de Cuentas Nacionales. Sin embargo, aun para el capital económico, faltan formas de medir en términos relativos conceptos básicos tales como la riqueza familiar que va más allá de solamente la riqueza financiera -que no incluye la propiedad de casas ni áreas, por ejemplo.

Usted ya mostró el desafío de definir recursos como capital social. Con relación a eso, ¿cómo se podrían evaluar y medir cambios en los activos?
La mayoría de los indicadores de capital social se basa en encuestas sobre la confianza en otras personas o instituciones, en normas sociales, en actitudes de las personas con relación a diferentes grupos o creencias sobre la buena voluntad de los demás. Evaluar cambios en estos activos a largo plazo se concentra en mirar cómo el relato propio de la confianza y otras normas varían de un período a otro. Esto ayuda, por ejemplo, a entender si eventos como la Gran Recesión llevaron a una reducción significativa del capital social. Sin embargo, es más difícil de entender qué tipo de inversión sería necesaria para restaurar la confianza a los niveles anteriores a la crisis. Acabamos de lanzar un proyecto sobre confianza en la OCDE para intentar encaminar esta cuestión.

¿Qué papel tienen compañías como Robert Bosch GmbH en el aumento del capital económico, ambiental, humano y social?
Las compañías pueden desempeñar un papel vital al asegurar la sostenibilidad del bienestar a lo largo del tiempo. Lo hacen por medio de gestión ambiental cuidadosa, por ejemplo, y también por la de la reducción de emisiones y de la adopción de procesos sostenibles de producción.

Todo esto es esencial para preservar los stocks de capital natural a lo largo del tiempo. Al crear riqueza e invertir en nuevas tecnologías y en innovación, las compañías ayudan a desarrollar el capital económico con el que contarán las futuras generaciones. Como grandes empleadoras, las compañías también desempeñan un papel en el desarrollo del capital humano y social, tanto formalmente, a través de la educación y capacitación, como promoviendo la salud y el bienestar de su personal, además de promover el fortalecimiento de las comunidades locales.